Freud y la hipnosis

Sigmund Freud
Los personajes históricos suelen ir acompañados de falsos mitos. Unas veces por exceso y otras por defecto. 
Circula por ahí relativo al creador del psicoanálisis, es decir, Sigmund Freud,  el tópico de que era o fue un mal hipnotizador y muy limitado en cuento al uso de técnicas para inducir al estado hipnótico a sus pacientes. Su forma de inducir al trance hipnótico, se dice, era esencialmente autoritaria y de fuerte carga sugestiva. Solía poner la mano sobre la frente y a partir de ahí ordenaba al paciente que le fuera relatando lo primero que le viniera a la mente…
Por otro lado, también se dice que no fue capaz de manejar las típicas transferencias que resultaban como parte del proceso terapéutico con sus pacientes (mujeres).
No olvidemos que Freud era hijo de su época, como no podía ser de otro modo. La época victoriana de una Viena cargada de un excesivo puritanismo sexual y todos los prejuicios que nos podamos imaginar.
Otro de los tópicos es que la hipnosis y la sugestión no tienen nada que ver con el psicoanálisis y con la idea que Freud tenía de estos aspectos tan esenciales históricamente en toda psicoterapia. Un estudio profundo de la obra de Freud demuestra todo lo contrario.
Freud utilizó la hipnosis hasta que la sustituyó por el método psicoanalítico. Pocos saben que su inicial contacto con ella se produce al ver a un hipnotizador de teatro de nacionalidad danesa, llamado Carl Hansen, quien actuaba con el nombre artístico de Hansen Le Magnetiseur
Cuando Freud era un joven estudiante de medicina asistió a una demostración de Hansen y, viendo que uno de los sujetos adquiría una palidez mortal, como si hubiera caído en un estado de catalepsia, llegó al convencimiento de que los fenómenos de hipnosis eran auténticos.
Freud primero estudió y practicó la hipnosis con Charcot y a continuación con Bernheim (representantes de las escuelas de la Salpêtrière y de Nancy), es decir, con los que más prestigio tenían en aquella época en esta disciplina.
Posteriormente, utilizó la hipnosis como método terapéutico durante sus primeros diez años de actividad profesional, desde 1886 hasta 1896. 
Está probado que Freud conoció y realizó regresiones hipnóticas, hipnoanálisis,  pues entonces se creía que la abreacción de ciertos recuerdos traumáticos en estado hipnótico podía curar la patología histérica. 
Freud, quien fue el primero en proponer que la hipnosis posibilita el acceso al inconsciente, sustituyó la regresión hipnótica por la evocación en estado de vigilia de los recuerdos expresados por medio de la palabra (cuya asociación libre interpreta el psicoanalista) como un procedimiento liberador del inconsciente.
La práctica de la hipnosis, y especialmente de la regresión, permitió a Freud descubrir el psicoanálisis. Por tanto, la regresión hipnótica, al evolucionar por obra de Freud hacia la asociación libre sin trance, se había transformado en psicoanálisis.
La diferencia entre hipnosis y psicoanálisis para Chauchard es que “con el psicoanálisis se explora el inconsciente evocándolo; por el contrario, con el hipnotismo se le evoca sumiendo al sujeto en una inconsciencia relativa”.
Freud abandona la hipnosis, ya que había observado que los resultados obtenidos por ésta no eran duraderos. Los síntomas reaparecían cuando se producía un alejamiento en la relación entre paciente terapeuta. Además, Freud no siempre conseguía hipnotizar a sus pacientes. Es por ello que buscó otra técnica que permitiera al paciente recordar esas experiencias traumáticas olvidadas.
No obstante, Freud tuvo la honestidad de reconocer la importancia de la hipnosis. Dejó dicho:
- Nunca se ponderará suficiente en la historia del psicoanálisis lo que teórica y prácticamente heredó del hipnotismo.
PD: Y todo esto viene a cuento al recordar aquellos dos años escolares en que me introduje someramente en el estudio del psicoanalisis freudiano de la mano de una autoridad en el mismo, el padre jesuita D. Luis Arroyo, en el Centro San Luis de Bilbao. El tiempo pasado agiganta para mí aquellos estudios y todo lo que aprendí.

4 comentarios:

  1. Qué tal Horacio,

    En la actualidad qué se sabe de esto? :

    ''Freud abandona la hipnosis, ya que había observado que los resultados obtenidos por ésta no eran duraderos. Los síntomas reaparecían cuando se producía un alejamiento en la relación entre paciente terapeuta''.

    ¿Qué le diría a un estudiante que quiere trabajar con ésta técnica pero sin esos resultados que obtenía el Dr. S. Freud ?

    Saludos , y muchas gracias :)

    Exelente Blog

    ResponderEliminar
  2. Estimado Alejandro:
    Como no puede ser de otra manera, yo te animo a utilizar la hipnosis como la mejor herramienta para la terapia.
    Para explicar por qué defiendo este uso terapéutico de la hipnosis se me queda corto este espacio de comentario. Así que voy a preparar un texto un poco más largo y lo publicaré como una nueva entrada en el blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Freud se desprendió de la hipnosis pues bien claro lo dicen "no se entendió, no le funciono" y con eso crea lo que se llama PSICOANÁLISIS (lo puedes ver reflejado en el caso de la paciente Anna O.) en pocas palabras... si te quieres ir para la parte de hipnosis como terapia ya eso no tiene nada que ver con Freud, y no se si me estoy equivocando, tampoco tiene que ver con el psicoanálisis. Y te recomiendo que leas ya que en algunos paises por ejemplo. Venezuela, esta prohibido el uso de esta tecnica.

    Muchas gracias por este Blog señor Horacio! Feliz día

    ResponderEliminar
  4. Freud será el gran incomprendido....para entender su aporte a la psicologia y a la psicoterapia habrá primero que comprender cómo era su personalidad, sus dogmas y teorías que intentaba mantener de manera dogmática lo cual le valiÓ el abandono de esa linea de pensamiento de dos grandes seguidores suyos; Assaglioli y Jung....ahí seguimos investigando, gracias por tu aporte y hasta la próxima...

    ResponderEliminar

Lo más visto de este blog