Sobre el dominio de las emociones

Photo Credit: <a href="http://www.flickr.com/photos/17731548@N00/578674757/">Cayusa</a> via <a href="http://compfight.com">Compfight</a> <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.0/">cc</a>
Cuando cualquiera de nosotros trabajamos la autohipnosis surgirán sin duda las emociones que nos definen. Cuando aparece una emoción, debe ser aceptada y observada como parte del ser que somos y no reprimida o negada como si fuera ajena o externa a nosotros mismos. 
De esta manera, la emoción también pasa a ser parte incluida dentro del acto unificado de ser, a través de su aceptación y observación. Cuando aparezca una emoción, ésta debe ser aceptada como tal y observada con la misma serenidad y desapego con los que se observa la respiración o las sensaciones corporales. 

La emoción, al igual que el pensamiento, se desarrolla a través de un proceso de nacimiento, mantenimiento y muerte. Este proceso se debe observar sin identificarse con él, puesto que debemos descubrir qué hay en el fondo de eso, de dónde surge ese pensamiento o emoción, quién o qué lo genera… 
Observar serenamente, sin identificarnos. Sólo observar, mirar atentos, observar. Es recomendable, cuando aparezca una emoción, realizar un recorrido corporal poniendo atención a los componentes de sensaciones que se asocian con la emoción. Una vez hecho este recorrido, se aconseja volver a observar la emoción tal cual, sin omitir sus componentes. Se puede repetir la observación de la emoción en sí y de sus componentes, varias veces, hasta lograr una observación imparcial: sin perder la conciencia de sí mismo y sin identificarse con los componentes de la emoción.
Esto no quiere decir que se recomiende no sentir emociones. Todo lo contrario. La vida emocional sana implica una gran intensidad creativa y riqueza emocionales. Las emociones son parte nuestra y, como tales, deben ser aceptadas y amadas. 
Lo que debe evitarse es caer en dependencia emocional o estar bajo el control de nuestras propias emociones negativas. 
Uno debe ser dueño de uno mismo, en todos y cada uno de sus niveles, cualidades y proceso interior.

4 comentarios:

  1. Gabriel Picazo Fernández.

    Yo creo, que sin emociones no seríamos humanos. Siempre sentimos emociones, otra cosa es no querer o no saber expresarlas, por miedos o ignorancia.
    Gracias, Horacio, por tus consejos y enseñanzas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola:

    Las emociones son el fiel reflejo del lenguaje de nuestro cuerpo, y dominarlas en la sociedad en la que estamos, es bastante difícil para las personas.
    Normalmente, cuando alguien siente tristeza, suele dejarse llevar por la emoción y el sentimiento en sí, creyendo que es lo correcto ante la situación, pero casi nunca se paran a tratar de dominar dicha emoción o estado siempre que no nos sea del todo beneficioso.

    Muy interesante la verdad de lo que escribes. Un saludo.
    www.elexitoenvida.com

    ResponderEliminar
  3. Reconocer las emociones, es conducirlas a un estado de contemplacion del cuerpo, donde la mente se para y surge la emocion de sentir, llorar, vibrar, porque cualquier emocion puede ser una forma que el cuerpo pueda aceptar y recibir lo que tiene que salir en cada momento, entonces comprendes que las emociones son como las amigas y viajeras del cuerpo. Quien retiene emociones llega a retener parte de algo que tiene que salir, y cuando sale la emocion, entonces se llega a la libertad del ser interior, de la capacidad de comprension del ser humano tal cual es, sin condicionamientos y sin espera de reacciones condicionadas

    ResponderEliminar

Lo más visto de este blog